Una Historia Sin Final: "Semplice Bellezza" - Que Suena

Una Historia Sin Final: “Semplice Bellezza”

play all visit

El día era exactamente igual que el de ayer, la diferencia es que el hoy se sentía más fuerte y era por mi hambre, estaba más fuerte que de costumbre, las ganas de comer abundaba en mi ser y quería experimentar un platillo nuevo, algo que posiblemente no es diferente pero si novedoso en mi paladar.

Destiné gran parte de mi energía para ir a un restaurante que quedaba cerca de mi casa, había escuchado que los platillos eran muy ricos. Fui al lugar, me senté en una mesa y pude apreciar que el restaurante tenía destellos de aquella esquina en Roma, cerca del coliseo en donde probé unas pastas tan deliciosas que de solo imaginármelas me abrieron más el apetito.

Se me acerca el mesero mientras leo la carta y puedo observar que los nombres de los platillos son difíciles de pronunciar mientras que los ingredientes son los más comunes.

-“Señor ¿Desea ordenar ya?” Pregunta el mesero mientras mi mirada sigue en aquel menú.

-“Por favor vaya con el chef y dígale que se me antoja una pasta, la más sabrosa que le quede.” Afirmo entregando la carta.

El mesero se fue un tanto sorprendido, no dijo nada y mi rostro no permitió un fallo ni una demanda a mi petición, simplemente se fue. Al poco tiempo de irse regresa el camarero con un platillo tan simple que quedé ofendido, una pasta que parecía echa de manera casera y muy sencilla.

-“¿Es una broma? ¿Este es el mejor platillo de su chef?” Pregunté en un tono de molestia.

-“Lamento mucho el inconveniente señor pero la cocinera me dijo que este era su mejor platillo, afirmó que si no le es de su agrado, no pague.”

Sus palabras fueron convincentes, decidí darle la oportunidad a la comida.

Tomé los cubiertos y de inmediato comí, fue algo increíble, un choque de sabor y textura que hicieron de una apariencia tan simple algo fantástico y por un momento comencé a creer en la humanidad.

-“¡Mesero! Por favor vaya por la chef, dígale que quiero verla en persona y felicitarla por tan buen manjar”.

-“Señor lamento mucho informarle que no es la única persona que quiere felicitarla, pero ella jamás accede a salir de la cocina.” Comencé a pensar, medité cada palabra que había salido de su boca, saco de mi mochila un libro “Una Historia Sin Final” abro la página 97 y en ella subrayo una frase que decía: “La simpleza de las cosas son la grandeza de las personas, se simple y yo te veré enorme puesto que la belleza radica en la simpleza de un par de ojos café.”

-“Por favor llévale este libro, dile que yo se lo mando y si no le gusta puede devolverlo.

Estuve esperando un buen rato, me desesperé y decidí levantarme, al momento en el cual yo me iba, aquel trabajador llegó para detenerme.

-“Señor lo buscan, pase conmigo por favor.”

Lo seguí y llegué a la parte de atrás del restaurante, un pasillo un tanto oscuro y no muy agradable a la vista, se ve al fondo una sombra, una sombra que destellaba la silueta de una mujer, la silueta de la mujer más hermosa que había visto.

-“Hola, soy Fany, me dijeron que quería hablar conmigo ¿En qué puedo ayudarlo?”

-“Perdone, quería felicitarla por el platillo tan simple que me dio, no puedo creer que esa simpleza sea procedente de alguien tan hermosa.”

-“No hay nada que agradecer, igual le agradezco por tan lindo detalle de su libro, no puedo creer que sea escrito por alguien que no puede concordar sus letras con lo que dice.” Sentí ese comentario un tanto a la defensiva, quizá mi felicitación no era lo que estaba esperando.

-“Fany, la belleza de la simpleza es un tesoro que pocas personas pueden ver, es una magia que mucha gente no acepta pero tú seguramente comprendes que aquellos detalles hacen una enorme diferencia y con sólo un platillo puedo afirmar como eres, por ejemplo, ciertas verduras las cortaste de manera perfecta y pequeña, eso quiere decir que eres muy atenta y perfeccionista, la imagen de tu platillo simboliza que si te fijas en ti y en tu físico pero prefieres hacer sentir bien antes que verte bien y el sabor es igual a tu manera de entregarte a todas las cosas, esa dedicación es admirable y por ende quise felicitarte pero también disculparme, me dejé llevar por las primeras apariencias.”

-“Me has descrito bien, nadie lo había hecho así, agradezco tu felicitación pero debo irme ya, hay muchos pendientes que atender.”

-“Es curioso que hace un par de meses fui a Italia, estuve en Roma y en una esquina de cierta calle, hay un restaurante increíblemente delicioso, me senté y pedí un platillo llamada “Semplice bellezza” que es traducida como “Belleza simple” y es muy curioso que tu restaurante se llame igual y es más curioso que después de dos meses yo vea a la misma chica que ordenó ese platillo y que yo escuché, por ende también lo ordené, pero vaya, no creo que la belleza de la simpleza sea tan grande como para coincidir en que tú seas aquella chica que me hizo creer de nuevo en la humanidad.”

-“Espera, ¿Tu estuviste ahí? Solo recuerdo que un mesero me llevó una bebida deliciosa, me llevó un …”

-“Te llevó un “Bacio misterioso” que es un “Beso misterioso” pero seguramente no sea yo.”

-“Enserio es curioso porque aquel mesero también me llevo el mismo libro que me acabas de dar, en la misma página 97 y con la misma frase subrayada.”

-“Es increíble la belleza de la simpleza, pero mejor te invito a comer, te propongo que me cuentes más de ti y disfrutes uno de tus platillos, escoge el que sea que yo repetiré plato.”

Dedicatoria especial a Fany: “Abrirse al amor es la experiencia más linda de todas, amar es comer en tiempos de hambre.”

 

Sigue a Mario Revilla.
https://www.instagram.com/mario.revilla07/

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie y exterior

La imagen puede contener: 1 persona, sentado e interior

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail