Secretos de un Géminis: "M.O.N.S.E." - Que Suena

Secretos de un Géminis: “M.O.N.S.E.”

play all visit

El amor es la decisión más valiente que hay pero algunas veces no se le da la importancia que se en verdad merece, hace algunos día visite un restaurante que amo, es un lugar como cualquier otro, no tiene nada de especial, las mesas están viejas, los manteles manchados, las sillas mal acomodadas y unos cuadros mal colocados.

Visitaba mucho ese lugar, la diferencia es que ahora lo hice solo y por alguna razón perdí el apetito al ver muchas parejas dándose cariño, besos, caricias y abrazos son las muestras de afecto que estaba observando. Nada me gustaba, todo me incomodaba, desde la pareja que estaban sentados a lado mío besándose creyendo que estaban en un lugar privado hasta el mesero que llevaba tres veces que me preguntaba si quería agua.

En el fondo vi a una chica, sabía que era joven por su rostro pero su vestimenta reflejaba seguridad, elegancia y un poco de maldad, quedé sencillamente fascinado, la miré por un tiempo, quise analizarla, su cabello negro pero un negro poco común, que lograba un brillo muy peculiar en sus ojos, que de momento opacaba sus labios grandes con un color rojo que inducia al pecado, una uñas arregladas y un reloj que resaltaba su vestimenta.

Quería acercarme a hablarle, deseaba saber el motivo de su estancia en un lugar que claramente es para parejas y ella sola, traté de calmarme pero no podía dejar de verla, en mi cabeza ya le había robado un beso y en la realidad ni un hola emitía.

Su mirada dejó el menú y se perdió al frente suyo, después la movió y se encontró con la mía, no bajó su vista y en un simple segundo una bomba surgió de aquel choque de miradas que tuvimos, perdí, yo agaché la mi mirar, cuando la subí ella estaba nuevamente enfocándose en que pedir.

Tomé una servilleta y hace unos días asistí a una conferencia en donde el autor afirmaba que la mujer perfecta debía coincidir con valores, actos o palabras que nosotros creamos convenientes, es decir, si tú valoras el amor, la naturaleza y la amistad, tu chica debería llamarse Ana. Comencé a escribir que cosas serían perfectas para mí.

Siempre he querido una mujer madura así que una letra de su nombre debería ser la “M” otro aspecto vital es la obediencia, no quiero a una mujer sumisa pero me encantaría que una chica hiciera de vez en cuando lo que le pida, suena muy macho alfa pero me encantaría sentir eso, entonces la “O” debe estar presente.

Las ideas seguían pasando y de repente me llega la palabra nobleza, mi chica ideal debe de ser noble, humilde y que no le importe cuanto traiga en la cartera siempre y cuando el tesoro sea el corazón, la letra “N” llegó.

Sabiduría, salud, seguridad, sencillez, sinceridad, solidaridad, superación, todas esas cualidades me identifican y necesito a alguien que comparta esas mismas para poder establecer acuerdos sanos, era más que obvio que la letra “S” era parte vital del nombre.

El tiempo se estaba consumiendo, ella parecía que perdía los minutos mientras yo me enfocaba en mi chica ideal cuando de repente la pareja de a lado comienzan a gritar, la chica se levanta y le dice a su novio “Tu no sabes lo que es la educación.” Se marcha y es ahí cuando entiendo que una pieza vital en cualquier relación es la educación, la letra “E” debía estar si o si en el nombre.

Dejé de tener más letras, no las había acomodado pero yo ya quería entablar una conversación con ella. Me levanté de mi asiento, el mesero quiso interrogarme pero en un movimiento logré quitarlo de mi camino, tomé una silla y me senté.

-“Pide una pasta, aquí son verdaderamente deliciosas, el lugar está un tanto feo pero el chef sabe cocinar de lo mejor.” Afirmé mientras esa chica se sorprendió por mi llegada.

-“Creo que el lugar es lindo, cada detalle hace que su composición sea única y no quiero pasta, tal vez es lo único que tu pides y no por eso la demás comida está mal, deberías de aprender a proar cosas nuevas.”

-“Tienes toda la razón el lugar tiene carácter como tú ¿Qué me recomiendas que coma?” Pregunto, su primera respuesta me gustó aunque fue un tanto fuerte es verdad.

-“Puedes pedir pasta, me encanta pero hoy quiero algo diferente, quizá pida una ensalada.” Es increíble que me contestara eso.

-“¿Diferente? ¿Eso es diferente?” Mi curiosidad me invadió de momento y decidí preguntarle.

-“¡No! Eso no es diferente, diferente es dejar que un extraño se siente en mi mesa sin mi permiso y trate de hacerme plática, así que ¿Por qué no ordenamos y conversamos un poco?” Esta chica por su forma de hablarme era realmente inusual.

-“No quería incomodarte, en verdad lo siento.”

-“No tienes que disculparte, eres un chico bien vestido, bien peinado, tu camisa va acorde con tu pantalón, tus zapatos están ilustrados y tienes un reloj bastante lindo, hueles a varios metros con una colonia a base de vainilla, un toque de ron y cuero, eso quiere decir que deseas dar la impresión de un chico dulce y malo a la vez pero tu ropa grita que eres educado, respetuoso y que tienes metas “El hombre perfecto” pero eso es mera apariencia ¿Por qué no comienzas por decirme quién eres?”

Impresionado es como me sentía, en verdad que todo eso raba de plasmar en mi vestir pero jamás imaginé que alguien pudiera desmenuzarlo tan perfectamente.

-“Creo que solo soy un chico que vino a cenar solo para poder cuestionarse el verdadero valor de la soledad y que en mano tiene una servilleta con las letras que forman el nombre de la mujer perfecta para mí, es algo absurdo quizá pero te vi y quería venir a pasar un momento agradable, creo que me he equivocado, permiso y linda noche.” Me levanté del asiento, solté la servilleta, ella la cogió, la miró, se sonrojó y no podía dejar de verme a lo cual me incomodó bastante, me di la vuelta y solo caminé a mi antiguo lugar.

-“Señorita Monse, el chef lo siente mucho pero me ha dicho que no puede tener su platillo especial ya que uno de los ingredientes se ha terminado.”

Yo escuché eso, sabía que esas letras eran las que yo había escogido pero no hice nada, solo me fui a mi lugar.

Ya había ordenado y mi platillo tardaba en llegar así que tomé mi teléfono y comencé a leer un par de cosas, pasaron unos breves segundos y la servilleta que había dejado en la otra mesa, regresó a mí y aquella chica se paró en frente mío.

-“Las coincidencias no existen, revisa bien a tu alrededor y percátate de los pequeños detalles.” Dobló la servilleta y se fue.

Al irse una niña la espera afuera del restaurante, una hermosa nena, escucho que es su hija y la toma de la mano después de darle un beso enorme.

Es bonita, interesante, tiene carácter y su voz es un tanto dulce pero fuerte a la vez, su vestimenta denotaba madurez pero su cara de niña hacía que quisiera mimarla pero ese cuerpo me gritaba que la azotara una y otra vez, me di cuenta que con solo un par de palabras ella tenía todo lo que yo quería.

Tomé la servilleta, la desdoblé y decía el nombre de: MONSE y de apellido Camargo, en rojo una frase: Te faltaron más cualidades para describirme, no sé cómo le hiciste pero me encantaría que las descubrieras, este es mi número chico malo…”

Al ver eso di la vuelta del papel y las letras que yo había puesto formaban la palabra Monse, de un brinco salto y salgo corriendo del lugar para tratar de alcanzar a la chica, fue inútil, me cansé muy rápido y desanimado regreso, antes de entrar al lugar miro nuevamente la servilleta, una luz grande es la que me ayuda a hacerlo pero un minuto después comienza a parpadear y se apaga.

-“¡Ramón! El letrero se volvió a apagar, ven a arreglarlo.” Una voz enojada y fuerte es lo que se escucha.

Miro para el letrero y leo “M.O.N.S.E” Las casualidades no existen es lo que pensé al leer el nombre del establecimiento, comienzo a caminar y detrás de mí resurge la luz tomando una sombra por el frente que dice M.O.N.S.E.

 

Fragmento dedicado a Monse: “Las casualidades no exiten, el tiempo tampoco existe, lo que tenemos es el hoy y el ahora, valora eso como un tesoro por que ya he encontrado el mío en un par de ojos.”

 

Sigue a Mario Revilla “El poeta del pueblo”

 

https://www.instagram.com/mario.revilla07/?hl=es-la

La imagen puede contener: 1 persona, noche y exterior

La imagen puede contener: 1 persona

La imagen puede contener: 1 persona

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail