Secretos de un Géminis: "Amor quédate pero no mucho" - Que Suena

Secretos de un Géminis: “Amor quédate pero no mucho”

play all visit

Todos tenemos un géminis muy dentro de nosotros, si eres de otro signo zodiacal está bien pero en algún momento fuiste un géminis y te voy a explicar el motivo de esto con una serie de relatos.

Cada persona tiene secretos, algunos son demasiado obvios pero otros son refugiados en castillos con mil guardias que hacen rondines para que nadie se entere y si eres un géminis es peor, no solo debes de andar con tus secretos, guardas el de todos los signos del zodiaco.

Un géminis siempre maneja varias caras, varias emociones y comportamientos, si crees que conoces a uno déjame decirte que hay una probabilidad del 90% que no sea así. Elegantes, creativos, versátiles pero infantiles con toques de arrogancia que denotan una inseguridad interna plasmada en la brillantez de la inteligencia que se muestra al exterior, eso me han dicho varias veces y no comparto, bueno sí, somos bipolares al fin y al cabo.

Te quiero explicar poco a poco por qué tú también puedes ser o has sido un géminis, mi primer relato se titula: “Amor quédate pero no por mucho tiempo.”

La historia no empieza como las típicas de amor, no es como “Déjá Vu” o “Una Historia Sin Final” creo que en esta ocasión comenzaré por el final, el inicio es aburrido y muy común y un géminis jamás puede ser común.

Estaba harto de ella, verla  dos o más veces por semana me abrumaba, me había cansado, la monotonía nos había alcanzado y no era motivo, más bien era un pretexto, la quería pero bien lejos de mí, era melosa, muy cariñosa, en todo momento estaba al pendiente, me cocinaba y hasta me ayudaba con las cosas del colegio y en su momento lo agradecí pero no quiero a una segunda madre.

En su momento estar con ella podía parecer lo más gratificante del mundo, el día podía amanecer sin luz pero cuando la veía todo se iluminaba, es muy cursi pero no te hagas, tú también has dicho esa tontería alguna vez.

No está mal jurar amor eterno, está mal jurar amor eterno cuando sabes que el tiempo es una mera ilusión, la eternidad es algo que muy pocas personas han alcanzado y tu todo adolescente diciendo te amo mientras te has brincado una clase y estás en un puente o en algún lugar donde nadie los ve, no hace eternas las palabras que dices, quizá lo sentiste pero en tu cabeza cabe la posibilidad de que afuera hay más por descubrir.

Ella era perfecta, era linda, sus ojos grandes combinada con su boca pequeña hacían que yo me muriera por ella hasta que un día sentado en el sofá mientras ella estaba callada viendo televisión pude percatarme que sus ojos eran más grandes de lo normal, su boca parecía más de un pez y su voz chocaba y la melodía que salía de su boca de pronto se convirtió en un disco rayado que odiaba escuchar.

No es que sea rudo con lo que digo pero si soy realista, ese amor eterno no es para siempre, la palabra debería ser censurada, no hay una medición que pueda arrojar con exactitud cuánto valen los “Por siempre.”

La quise o la quiero, no sé, aún no identifico mi estado de ánimo pero viví cosas lindas, probablemente no voy a repetir ¿A quién miento? Volveré a repetir, soy un géminis y siempre utilizamos la misma fórmula pero con diferentes personas.

Te preguntarás ¿Cuál fue el punto detonante que hizo que ahora yo esté así? Debería regresar en el tiempo y eso es lo que menos tenemos, no hay respuesta, aseguro que en verdad la amé, pero hoy solo la quiero, le tengo cariño.

Me miró, sabía que algo había pasado –“¿Por qué no terminas con esto? No eres el mismo de antes, en ti ya no veo al hombre del cual me enamoré, en mi si retumban tus promesas pero al parecer para ti solo fueron espejismos o palabras sin sentido y sin valor.”

-“Llevamos tanto tiempo juntos, siempre hacemos lo mismo, me prohíbes, te prohíbo, me amenazas te amenazo y así es la historia ¿Crees que eres la misma de antes? La respuesta es un rotundo ¡sí! Y ese es el problema, yo caminé, cambié mientras que tú sigues parada en el mismo lugar cuestionándome, no me culpes por dejarte de amar pero quererte al mismo tiempo.

Entre una risa sarcástica me arroja una verdad, un comentario que adorna mi verdadero sentir –“Me quieres pero deseas que me aleje, me tienes pero anhelas tener a más personas contigo ¿Entonces que soy para ti?”

-“Fuiste la manera más linda de perder mi tiempo.” Agacho la mirada, escucho un suspiro y veo al suelo, percibo una sombra que se aleja y un llanto que se hace más lejano.

-“ ¡Por favor! No te vayas, quédate conmigo, quédate aquí, sólo quédate amor ¡Quédate!”

-“¿En verdad quieres que me quede?”

-“Claro que sí, pero no te quedes mucho.”

 

https://www.instagram.com/mario.revilla07/?hl=es-la

La imagen puede contener: 1 persona, de pie

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail